Recargando pilas en Lausanne, Suiza.

Hacia fines de abril de este año, viajé a Lausanne, una de las ciudades más grandes de Suiza. Lo que motivó mi viaje, fue la posibilidad de visitar una pareja de amigos que estaban haciendo una pasantía de un año en dicha ciudad. El viaje en avión desde Moscú a Ginebra dura 3h30 aprox. y el valor de los pasajes es accesible al bolsillo. Definitivamente, no me pude resistir a la posibilidad de verlos después de tanto tiempo.

¿Quién puede resistirse a esta vista de los Alpes?

¿Quién puede resistirse a esta vista de los Alpes?

Para llegar a Lausanne, tomé el tren que sale desde el aeropuerto con dirección Lausanne Gare. Los trenes salen cada 15 minutos y el trayecto hacia Lausanne es de 45 minutos. Después de encontrarme con mi amiga, nos fuimos hasta su casa en metro. Dejé la maleta y decidimos salir con los niños a recorrer un barrio de la ciudad que se llama Château d’Ouchy.

Le chàteau d'Ouchy, Lausanne

Château d'Ouchy, Lausanne.

Es un barrio muy bonito porque está frente al lago Léman y se pueden apreciar las montañas. A los niños les gusta mucho este lugar porque hay espacios de juego habilitados para ellos.

Vista del castillo

Vista del castillo

Una original estructura de juegos.

Una original estructura de juegos.

Lac Léman, Lausanne

Me gustan muchos los cisnes.

Me gustan muchos los cisnes.

Carousel, Lausane

Château d'Ouchy, Lausanne

También hay juegos para los más grandes.

También hay juegos para los más grandes.

Mientras conversábamos sentadas mirando a los niños, podíamos ver las oleadas de personas que salían del metro y que caminaban o corrían hasta el muelle para tomar el ferry que los llevaría hacia alguna de las ciudades francesas de la ribera opuesta del lago Léman, como Evian-les-Bains. Como vivir en Suiza es más caro, muchas personas prefieren vivir en Francia y trabajar en Suiza. En esos momentos pensaba que, con ese entorno maravilloso, no me importaría hacer los ida y vuelta en ferry todos los días.

Corriendo hacia el ferry.

Corriendo hacia el ferry.

Al día siguiente, mientras los niños estaban en el colegio, mi amiga me acompañó a visitar el centro de la ciudad. Nuestra primera parada fue la Catedral Notre-Dame de Lausanne. Fundada en 1170, esta catedral de estilo gótico, es la más importante de Suiza[1]. Fue declarada monumento nacional en 1900 y forma parte del patrimonio de la ciudad. Originalmente fue una iglesia católica y durante la Edad Media, estaba incluida en el Camino de Santiago de Compostela. Sin embargo, tras la influencia de la Reforma de la Iglesia en la región y la conversión de sus habitantes al protestantismo, la catedral pasó a ser protestante en 1536.

Catedral Notre-Dame de Lausanne, Suisse

El frotis de la catedral fue lo que más me gustó.

El frontis de la catedral fue lo que más me gustó.

Los Arcos del techo.

Los Arcos del techo.

Esa mañana había una persona ensayando en el órgano para pasar un examen para ser el nuevo organista de la catedral.

Esa mañana había una persona ensayando en el órgano para pasar un examen para ser el nuevo organista de la catedral.

Como todo catedral gótica, tiene vitrales.

Como todo catedral gótica, tiene vitrales.

La cosquille San Jacques, Lausanne

Seguimos caminando por las Escaliers du Marché (las escaleras del mercado) una calle muy bonita en la que se pueden ver estos edificios antiguos que fueron construidos siguiendo la pendiente.

Les escaliers du Marché, Lausanne

Les escaliers du marché, Lausanne

Les escaliers du marché, Lausanne

Las calles del centro son un paseo en sí mismas. ¡Este tipo de construcciones me encanta! En especial, las fachadas, con sus enormes ventanales, persianas de madera y balcones decorados.

Centro de Lausanne, Suisse

Centro de Lausanne, Suisse

Centro de Lausanne, Suisse.

Después de recorrer y de hacer compras en el supermercado, fuimos a buscar a los niños al colegio para llevarlos a sus clases de cerámica y karate. Eso me permitió conocer la Lausanne más residencial, descubrir que las cajas de distribución de electricidad están pintadas con diseños simpáticos (se viene un post para mostrar los que encontré)  y darme cuenta que la municipalidad ofrece una gran cantidad de actividades para los niños.

Lausanne

Esta escultura estaba en el patio de un centro comunitario. Por supuesto, los niños se suben.

Esta escultura estaba en el patio de un centro comunitario. Por supuesto, los niños se suben.

Esta escultura también se hace partícipe de los juegos.

Esta escultura también se hace partícipe de los juegos.

Por la noche, fuimos todos juntos a comer a una crepería bretona que se llama “La Chandeleur” y pude disfrutar de las crepes de sarraceno/alforfón que tanto me gustan.

El sarraceno es glutenfree!

El sarraceno es glutenfree!

Fue claramente, un día redondo.

[1] http://www.patrimoine.vd.ch/monuments-et-sites/eglises/cathedrale-de-lausanne/le-monument/

Anuncios

Un comentario en “Recargando pilas en Lausanne, Suiza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s